martes, 9 de septiembre de 2008

Al final, todos somos personas...

Hace unos días, escribí un post sobre personas brillantes... si mi hija mayor me leyera, pensaría que quiero hablar de hadas ;-).

Esta vez quiero hablaros de alguien que en cierta medida me recuerda a Randy Pausch.

Me refiero a Steve Jobs.

El Sr. Jobs hace unas horas ha presentado una nueva línea de productos: firmware, iTunes, iPods...

El Sr. Jobs ha subido a un escenario y estaba mucho más delgado que en su última aparición pública.

En las diferentes noticias que he podido leer, se resalta las bondades tecnológicas de los productos y servicios ofertados, y también su estado físico.

En diferentes foros económicos se ha resaltado la preocupación por el estado de salud del Sr. Jobs y el impacto que pudiera tener su eventual (y no deseada) desaparición en la valoración bursátil de la compañía que dirige.

Hace un tiempo, el Sr. Jobs anunciaba que padecía un tipo de cáncer de páncreas.

Me gustaría, por un momento, que dejemos de pensar en el genio que ha cambiado nuestra manera de entender el ocio, y pensemos en la persona que está ahí detrás, que, sin duda, sufre.

El Sr. Jobs no puede permitirse ser un enfermo normal, de él dependen muchos puestos de trabajo.

El Sr. Jobs, en el caso de que realmente se haya agravado su estado de salud, no puede retirarse del primer plano.

La delgadez del Sr. Jobs, que puede ser causada por multitud de factores, hace que el público piense que su estado de salud es mucho peor del que probablemente disfruta.

Su posición y visibilidad hacen que se le nieguen los derechos básicos de privacidad que se le reconocen a cualquiera de nosotros, y si es un paciente, cosa que sólo él sabe, aún mas grave dicha negación.

Su visibilidad hace difícil una solución de protección extrema como la que describía en este post.

Y su familia, con cada comentario, con cada noticia, sufre como él.

El estado de salud del Sr. Jobs y su impacto en la compañía que dirige no son importantes para nosotros... 

Lo que realmente importa es que el Sr. Jobs es una persona y entre todos estamos conculcando sus derechos básicos como tal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario