lunes, 26 de agosto de 2013

Los robots del amanecer.

Roxxxy. Foto de www.extremetech.com.
Cuando era joven leía con fruición historias de ciencia-ficción. Ray Bradbury o Stanislaw Lem eran dos de mis autores favoritos, pero el que era (y aún sigue siendo) mi ídolo es Isaac Asimov.

Asimov escribió multitud de historias cortas, cuentos, ensayos sobre ciencia e historia, pero sobre todo hubo dos series de libros que de algún modo han sido su seña de identidad: la saga de la Fundación y la serie de los robots, y sus archifamosas Tres leyes de la robótica.

Hoy me gustaría hablar de uno de sus libros, correspondiente a la serie de los robots, Los robots del amanecer. En el argumento del libro, el robot Jander Panell es desactivado, lo que se califica como roboticidio. Se asigna al detective Elijah Bailey de la Tierra el caso, dado sus éxitos en la resolución de diferentes asesinatos que involucraban espaciales y terrestres. Elijah descubre que Gladia Delmarre, viuda, usaba a Jander como compañero sexual: un compañero atento, amable, incansable y que la trataba con suma delicadeza. Un compañero que era un robot humaniforme donde todos y cada uno de sus atributos eran totalmente funcionales. En 1957 era pura ciencia ficción.

En mayo de 2012, ExtremeTech publicaba "Do humans dream of android prostitutes?", en el que se decía que en un periodo de cinco años sería posible construir robots humaniformes que parecieran seres vivos.

Hoy leo en en ExtremeTech "The most sophisticated sex robot today is a product of healthcare", en el que describen a Roxxxy, un robot que es capaz de moverse, de dar conversación y también... también es capaz de practicar sexo como una mujer humana, experimentando también orgasmos. Cabe decir que el desarrollo original era el de un robot capaz de acompañar y cuidar a ancianos -al estilo de "Un amigo para Frank"- con lo que se le suponen no tan sólo dotes conversadoras sino también habilidades en limpieza y cocina.

La piel es de un nuevo tipo de material que la convierte prácticamente igual a la piel humana al tacto, y de acuerdo con lo declarado por el fabricante, es capaz de mover, y cito textualmente, "her private inputs.". Existe también su equivalente masculino, de nombre Rocky.

Francamente, no sé que pensar. Me encantaría que leyerais el material que os referencio en el post y que saquéis vuestras propias conclusiones.

P.D. Tal vez sea el tipo de profesional requerido para el tratamiento del Choto...

2 comentarios:

  1. Jejejejejee, lo que no se te ocurra a ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lees el contenido de los links verás que la realidad supera ampliamente la ficción...

      Eliminar