lunes, 29 de noviembre de 2010

La secta de los adoradores del ombligo.

Una de las cosas que debo agradecer a mis padres es la posibilidad que siempre tuve, desde que aprendí a leer, de acceder a cualquier libro, sin importar su contenido.

Así pues, tuve acceso a una vasta colección (hablo de los años 60) de literatura, y entre esos libros, había algunos sobre estudios comparados entre religiones.

Y de todas ellas, hubo una que me llamó especialmente la atención: la secta de los adoradores del ombligo.

Una religión, originaria de Brasil, cuyos ritos incluían la observación y meditación, con más o menos ropa, del ombligo propio, con la esperanza de llegar, siguiendo la cadena de los ombligos de nuestros ancestros, al ombligo de Adán...

No quiero ahondar en lo que me pueda parecer este culto, pero sí me viene de perlas para ilustrar un concepto que veo con una cierta frecuencia replicado en toda clase de ambientes y sectores, que es la endogamia.

El concepto de grupo, de tribu (que me es tan afín) implica también una cierta homogeneización de las formas y de las actitudes de los componentes de dicho grupo, con el resultado de que quien exprese opiniones disidentes pueda verse arrinconado o expulsado, y quien quiera formar parte pueda sentirse ignorado, y también rechazado, aún mostrando afinidad... así pues no es infrecuente la existencia de grupos humanos basados en afinidades, con un sentimiento de pertenencia con tics de superioridad y la ideación de saberse "entre los elegidos".

Las sociedades que practican la endogamia son sociedades que entran en un círculo vicioso, en el que la renovación no es posible por la misma dinámica de grupo, con lo que al final, languidecen y mueren.

Cuando estamos en una sociedad de tipo endogámico, se pueden producir situaciones en las cuales personas amantes de la ley y el orden, buenas personas, dentro de la misma dinámica de grupo, sean capaces de cometer los peores excesos imaginables.

No sé si conocéis los experimentos de Stanley Milgram sobre la Banalidad del Mal.

Que más de un 65% de los voluntarios que participaron en este experimentos anulase su criterio y valores en un entorno endogámico y autoritario es altamente significativo.

Lo es aún más que Melvin Slater, de la UB, usando lo que él mismo denomina "la cara oculta de la Realidad Virtual", reprodujera el experimento Milgram con avatares de realidad virtual inmersiva.

Comprobó que no hacía falta que los avatares tuvieran unos rasgos excesivamente humanos, bastaba con que fueran humaniformes y esbozados, para conseguir unos resultados idénticos a los del experimento original.

Así pues, conviene huir de aquellos grupos, articulados en torno de una red social o no, en los que se aprecien rasgos endogámicos.

Toca reflexionar.

P.D. La verdad es que no sé muy bien por qué he escrito esto, pero me ha salido "da cappo"... :-)

8 comentarios:

  1. Creo que debemos evitar la endogamia dejando siempre una puerta abierta. Considero positivo que se creen entornos especializados pero es tremendamente enriquecedor, de vez en cuando, dejar entrar ideas de profesionales de distintos ámbitos. Es como una chispa que enciende el trabajo que se ha ido realizando, esto puede generar creatividad y nuevos enfoques. Es tremendamente estimulante para la persona que entra en un nuevo sector pero requiere de mentes abiertas y consideradas en el mundo especializado.

    En el entorno sanitario, cuando pienso en el 2.0, lo veo muy constructivo ya que distintos profesionales sanitarios estamos aprendiendo juntos (médicos, farmacéuticos, expertos en TIC's, relaciones públicas, periodistas...). Muy bien. Pero también hay que salir de ahí. ¿Lograr empoderar al paciente, a la sociedad en general, puede ser la vía para salir de nuestra inminente endogamia 2.0 sanitaria?

    ResponderEliminar
  2. Tras este fin de semana, casi podría hacer un master sobre endogamia y blogosfera :P

    Gran post, como siempre

    ResponderEliminar
  3. @montse: tu comentario es de lujo y genuflexión... no sé si vamos hacia una endogamia 2.0, sin embargo es cierto que hay algunas actuaciones que a mi personalmente me dejan estupefacto; creo en la riqueza de los diferentes puntos de vista, así como en el trabajo multidisciplinar, y también creo que todas las actitudes 2.0 deben tener un reflejo en el mundo 1.0, para reforzar (aunque pueda sonar paradójico) las actitudes 2.0... por tanto, abrir las ventanas, dejemos que los recien llegados se incorporen, aceptemos sus puntos de vista y crezcamos... sí, he visto algún tic endogámico, pero no por parte de los protagonistas de la refriega dialéctica del fin de semana: y debo confesar que me molestan este tipo de tics, y mucho.

    @miguel: sí, ha sido un fin de semana poco habitual en el TL... pero la realidad es que este post llevo cocinándolo durante tres o cuatro semanas, y probablemente leer el post de @emilienko, el de La Ola, me ha animado a sacarlo del archivador... y gracias por tus palabras! :-)

    @Rosa: seguro que sí: conocí el viernes a una persona muy inteligente y capaz... tú. Muchas gracias por tu comentario! :-)

    ResponderEliminar
  4. Interesante reflexión. Curiosamente en los últimos días he podido leer una serie de post y comentarios en la blogosfera y tuitosfera con cierto aire autocrítico en torno a esto tan indefinido que le damos a llamar blogosfera sanitaria, salud 2.0 etc.

    La autocrítica es magnifica, pero no será demasiado pronto para empezar a flagelarnos?? Aun así, creo que reflexiones como la tuya son necesarias, pertinentes, inteligentes e interesantes... Provocan reflexión, y en estos tiempos no estamos muy sobrados de ello.

    Gracias Rafael!!

    ResponderEliminar
  5. Muy bien jugado, crack. Entre Emilienko y tu habéis dibujado un signo de interrogación a tener en cuenta: que cada uno tome su camino, sin linchamientos. El totalitarismo virtual también puede existir, y deberíamos saber evitar formar parte del mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este espacio es demasiado abierto, demasiado variado .... no creo posible caer en el totalitarismo, si quieres sigues a alguien, y si no quieres lo borras .... muy fácil .... la mayoría de los blogs están moderados, con lo cual, si no quieres ni siquiera tienes porque publicar lo que no te gusta .... y yo no le daría la categoría de "grupo" .... formo parte de tantos supuestos "grupos" que no sabría definirme ....
    Ýa he entrado suficiente en la polémica, y no quiero dañar a nadie (que se observar demasiado bien) pero os recomiendo las entradas de @arey @jmbolivar @falcaide y por fin la entrada del blog de mi marido, es terapeuta gestalt (además de informático), no suelo hacer propaganda de sus escritos, más por timidez que por otra cosa, @jgoms da que pensar ....

    ResponderEliminar
  7. Yo, sinceramente, creo que este mundo es abierto y veo poco probable que nos convirtamos en un gueto de ideas radicales.

    Pero tampoco tengo muy claro dónde y cómo vamos a acabar.

    Mejor ahora analizar la situación que tener que, dentro de unos años, lamentarse por no haberlo hecho :)

    ResponderEliminar