martes, 21 de octubre de 2008

Mi revisión de glaucoma.

Ayer fuí a hacerme una revisión de glaucoma...

No es que tenga glaucoma, es que mi padre si padeció la enfermedad y se recomienda a los descendientes directos que pasen una revisión periódica.

En mi caso, y a través de mi mutua médica, acudí a un centro especializado que durante 60 ó más años ha estado en la vanguardia de la oftalmología mundial.

Está ubicado en un edificio singular.

Como persona curiosa que soy, me he fijado en cómo gestionan la información.

Fijaos:
  • La admisión está informatizada.
  • Las historias son papel, aunque el contenedor de la historia diría, a ojo de buen cubero, que es formato A5.
  • La historia clínica no está informatizada, se usa sólo formato papel.
  • Cuando se pasa de una consulta a otra, en cada puerta hay un buzón, de tal modo que no hay que interrumpir el acto médico para entregar la historia.
  • Entre plantas se usa tecnología neumática para enviar la documentación pertinente.
  • Disponen de utillaje diagnóstico de última generación, y en cambio, aparentemente no está integrado con nada.
Como diría Galileo, "e puor si muove..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario