jueves, 19 de agosto de 2010

¿Eficiencia en Health IT? Habla el mejor de los mejores.

Llevo unos cuantos post hablando de eficiencia en sanidad, ya sea describiendo la experiencia Meaningful Use, sobre planificación sanitaria o sobre copago...

Y es que de verdad, por mucho que digamos y nos pongamos la coraza humanista, y proclamemos a los cuatro vientos que el paciente es el centro del sistema, lo cierto es que el vil metal cuenta, y mucho, y si podemos hacer una prestación por menos dinero a igualdad de calidad, la hacemos...

Ya se que no es políticamente correcto decir lo que he dicho, y que probablemente habrá quien se sienta hasta ofendido y haga grandes aspavientos mientras escriba acerados comentarios a este post... pero ésta es la grandeza de los blogs... poder expresar lo que creo y que quién quiera matizar y debatir pueda hacerlo dentro de los límites del respeto.

Pero a lo que íbamos: me gustaría presentaros un vídeo en el que aparece quien está considerado unánimemente como el mejor CIO de hospital del mundo... el Dr. John D. Halamka, CIO del Beth Israel de Boston y editor del blog "Life as a healthcare CIO".

Hablar del Dr. Halamka... bueno, deciros que está involucrado en todos los comités de estándares de interoperabilidad, es una persona que ha estado muy vinculado al desarrollo de Meaningful Use... si leéis su blog y su biografía, son sencillamente impresionantes.

¡Ah!, y además es médico especializado en urgencias, en activo.

Volviendo al vídeo, corresponde al Leiter Lecture, que presentó en la National Library of Medicine el 26 de mayo de 2010.

En este vídeo, el Dr. Halamka nos explica su visión de cómo incrementar la eficiencia a través del uso de HealthIT, de interoperabilidad, y sobre todo, enfocado a profesionales del conocimiento.

Ya no digo nada más.

Espero que os guste como a mí me ha gustado.

2 comentarios:

  1. Rafael, fruto del texto de la entrada que no de la entrevista que publicas me ha venido la idea para una tabla, ya me rondaba hace tiempo, pero se ha concretado con la lectura de la misma, tiene que ver con estándares, concretamente estándares de riesgo.

    ResponderEliminar
  2. "Y es que de verdad, por mucho que digamos y nos pongamos la coraza humanista, y proclamemos a los cuatro vientos que el paciente es el centro del sistema, lo cierto es que el vil metal cuenta, y mucho, y si podemos hacer una prestación por menos dinero a igualdad de calidad, la hacemos.."

    Ahí va mi visión al respecto.

    Tener un sistema sanitario público universal es una decisión política (no es económica). La misión de un sistema como ese es mejorar la equidad. Esto se consigue haciendo dos cosas al mismo tiempo:

    1) dando servicio según necesidad (con independencia de la capacidad económica o de influencia político/social)
    2) financiando el sistema según capacidad económica (vía impuestos con la mayor progresividad posible)

    De este modo el sistema sanitario público produce una redistribución de la riqueza (los que más tienen aportan más y los que menos tienen reciben más).

    En un sistema cuya misión es la equidad el concepto de "cliente" es peligroso, porque la clientelización termina dando más poder a quien tiene más capacidad de pago (o de influencia político/social)... como los pobres y los socialmente excluidos son los que suelen tener mayores necesidades sanitarias (como ya demostró Marmot y ya intuyo Hart) la clientelización dificulta la equidad.

    Tener un sistema como ese no es incompatible con la coexistencia de otros sistemas sanitarios con objetivos distintos (por ejemplo hacer negocio o dar servicio según capacidad económica del cliente). Lo importante es diferenciar claramente unos de otros y sobre todo mantener la financiación progresiva. Es decir, si el que tiene más dinero quiere pagarse una sanidad privada con "extras" y orientada al mercado, perfecto... siempre que eso no signifique dejar de financiar la sanidad pública.

    En un sistema público universal (en busca de la equidad) el uso eficiente de los recursos es un imperativo. Pero la eficiencia debe medirse en cuanto a la capacidad para generar equidad (es decir proporcionar mejores niveles de salud a los más enfermos).

    Por desgracia las decisiones sobre uso de recursos no suelen tener en cuenta la equidad.

    En realidad la misión del sistema sanitario parece ser la generación de actividad económica vía aumento de la demanda (de más profesionales, de más tecnología, de más fármacos).

    Ejemplos de esto:

    1- financiación de medicamentos que no aportan ventajas terapeúticas respecto a medicamentos previos y más baratos. ¿si las propias agencias del medicamento reconocen que no aportan nada nuevo por qué se financian?... luego se incentiva a los médicos para que no las receten.
    2- proliferación de estructuras duplicadas en 17 comunidades autónomas (agencias de evaluación de tecnologías sanitarias, centros de investigación "punteros", centros de referencia duplicados, SPECT en cada hospital de Madrid aunque estén a 30 minutos de distancia, consultas monográficas hospitalarias para el tratamiento de diversas patologías, etc, etc)
    3- inversión ¿despilfarro? en tecnologías de la información con generalización de su uso antes de demostrar impacto real en salud (ej. TAIR, historia clínica centralizada), sistemas de información incompatibles entre sí (como estrategia de marketing), sistemas de software propietario (financiados con recursos públicos y comprados 17 veces en 17 comunidades autónomas diferentes).

    Es decir existen una serie de agentes para los que el sistema sanitario público universal no es sino una fuente de rentabilidad económica. El problema es que son estos agentes los que deciden las políticas sanitarias "de facto". El sistema está al servicio de estos agentes y no de los ciudadanos.

    Las tecnologías de la información pueden ayudar a lograr la misión del sistema sanitario público universal (equidad) pero en demasiadas ocasiones no lo hacen (bien porque no resuelven los problemas adecuados o bien porque resuelven problemas que se podrían resolver de forma más barata con medidas no tecnológicas).

    ResponderEliminar