domingo, 5 de junio de 2011

Telemedicina: una aproximación a la Vall Fosca.

Estas son las notas de la presentación que tuvo lugar el 4 de junio en el contexto del III Estage PireneLab, celebrado en esta ocasión en el núcleo de Espui, en la Vall Fosca.
Vall fosca_v1


El punto de partida en este caso ha consistido en una aproximación presencial al territorio, con tal de poder conocer sobre el terreno sus necesidades reales. 

Para ello se han realizado entrevistas con los profesionales sanitarios, los ciudadanos y los políticos de la Vall Fosca.

Cabe decir que para todos ellos este modo de aproximación resultó una sorpresa, pues no están acostumbrados a un modelo en el que se pregunte su opinión, sino más bien a modelos impuestos desde fuera de la Vall.

Los profesionales sanitarios presentes en el territorio son un médico de Atención Primaria y una enfermera, apoyados por un trabajador social.

Hay un consultorio situado en cada uno de los núcleos habitados, en los que habitualmente pasan consulta. 

Por otro lado, decir que el único consultorio conectado a banda ancha es el de La Pobleta de Bellveí, con lo cual es el único también desde el que se puede acceder a e-Receta en tiempo real; las prescripciones realizadas en los otros consultorios se registran en modo local y cuando se puede acceder a servicios de banda ancha, ya sea en La Pobleta, o en el EAP de La Pobla de Segur, se transmiten para su procesado.

Quien se encarga de la atención domiciliaria de los crónicos para la toma de constantes es el trabajador social, que ejecuta dicha tarea en base diaria.

Preguntados los profesionales sanitarios sobre qué necesidades tenían, en un primer momento declararon sentirse satisfechos pues disponían de la tecnología necesaria para su trabajo, pero más tarde afloró la necesidad de disponer de un equipo de Rayos X, pues se producen un buen número de caídas, debido a que hay un número importante de personas mayores en la Vall, y el equipo de Rayos X más próximo está en el hospital de Tremp, a 41 Km. de distancia de la Vall.

La distancia entre los núcleos poblados (en la visita realizada, se recorrieron 70Km visitando sólo 5 de los 17 núcleos); la existencia de un único coche del ICS para desplazamientos, con lo que los desplazamientos con sus automóviles particulares para dar servicio a la población son constantes; y el ICS no paga el combustible de dichos desplazamientos, yendo este gasto a cargo de los bolsillos del equipo médico.

Tienen algunos servicios de telemedicina desplegados, como EyeHealth (control de retinopatía diabética) o teledermatología.

Las especialidades están situadas en las consultas externas del hospital de Tremp, con un detalle: los especialistas no viven en la zona, sino que se desplazan desde Lleida, con un trayecto estimado en 126 Km. 

Los hospitales de referencia de la demarcación están situados en Lleida.

Existe una base de helicóptero medicalizado del SEM / RACC en La Pobla de Segur junto al cuartel de Bombers, y un helipuerto en el valle, con lo que la evacuación rápida diurna de un paciente está garantizada; Aviación Civil prohibe el vuelo nocturno de dichos aparatos.

En cuanto a los ciudadanos, con los que hablamos, manifestaron sentirse satisfechos de la atención prestada y de los profesionales sanitarios. Se detecta en las conversaciones mantenidas un desconocimiento del funcionamiento de los servicios sanitarios y la necesidad de un mayor grado de autocuidado y de empoderamiento.

Otras consideraciones: la accesibilidad a los núcleos en invierno, con nevadas, queda seriamente reducida, con lo que actividades como la toma de constantes puede no llegar a realizarse.

La resolución de parte de lo expuesto puede pasar por el uso de servicios de telemedicina ajustados a las características del territorio.

Así pues, para ahorrar tiempo y desplazamientos se puede pensar en teleconsulta especializada, montando dentro de las consultas del valle sistemas de videoconferencia HD con aparataje médico asociado, con el fin que un número significativo de las consultas de especialidades se puedan efectuar sin que el paciente se tenga que desplazar. 

Algunos de los desplazamientos, tanto de pacientes como de especialistas, están financiados por Salut, con lo que cualquier ahorro en este sentido será bien recibido.

Este mismo esquema se debería repetir en el hospital de Tremp y en el de Lleida y establecer en las agendas de los especialistas un tramo de atención exclusivo para teleconsulta.

En telemedicina, cabe la posibilidad de suministrar tensiómetros (o el aparataje adecuado a cada paciente), junto a un ordenador, a los pacientes cuyas condiciones lo requieran, para evitar en lo posible los desplazamientos del trabajador social entre núcleos, recibiendo la información directamente en los ordenadores del equipo médico. 

La infraestructura de telecomunicaciones es crucial para el despliegue de un servico de telemedicina / teleconsulta como el descrito: disponer del ancho de banda necesario para poder mantener los servicios de teleconsulta operativos con el grado de calidad exigible es quizás el principal reto, pues desplegar los de telemedicina, de monitorización no requieren de un gran ancho de banda ni tan siquiera que sean en tiempo real: en este caso, un modelo store and forward es el más adecuado.

Todo esto está muy bien, pero aquí el problema fundamental es el de sostenibilidad económica, pues no hablamos de mantener equipos, sino de remunerar a las personas que harán posible estos servicios. 

Y para esto es necesario garantizar la financiación más allá de la prueba piloto; cabe la posibilidad de que la administración sanitaria, con una cuantificación real en el ahorro de los desplazamientos pueda impulsar estas soluciones, sin descartar alguna fórmula de cooperación con empresas, en busca de un modelo mixto de financiación. 

Muchas gracias por su atención.

1 comentario:

  1. Menudo ahorro el de sanidad delegando el pago de los deplazamientos a los propios médicos...
    En fin, estoy esperando asistir esta tarde a tu ponencia.

    ResponderEliminar