Nuestro grado de avance.

"La semana pasada, fui a mi médico de cabecera por un problema menor. Me autodiagnostiqué que me estaba quedando ciego y resulta que lo que tenía era una conjuntivitis...

Pedí mi cita online a través de mi Blackberry, y mi llegada al centro sanitario quedó registrada usando un kiosko con pantalla táctil, situado en la recepción.

Una vez fui atendido, volví a casa, pedí mi receta y una cita posterior, todo ello online.

Entonces, con entusiasmo hipocondríaco, estuve examinando diferentes documentos en www.patient.co.uk, y posteriormente cancelé la petición de cita (online, por supuesto), ya que coincidía con otra de mis actividades.


Esta secuencia de eventos hubiera sido impensable tan sólo hace una década".

Es la traducción de parte de un artículo de eHealth Insider, "Blog about the doc", en el que se revisan, por parte de un directivo de una compañía de sistemas de información sanitarios de Reino Unido, los avances que suponen el uso de las nuevas tecnologías... en especial de las que ellos son proveedores, por supuesto.

Pero, realmente, lo que este directivo comenta, ¿es un avance? ¿o quizás estamos hablando de tecnología existente?

Veámoslo desde una óptica exclusivamente española, de acuerdo con las diferentes experiencias que conocemos.

Pedir la cita online no es, ni mucho menos, un asunto de ciencia-ficción; es una prestación que está al alcance de una gran parte de nuestra población desde hace años.

Los kioskos de pantallas táctiles situados en la recepción son, aunque no de un modo generalizado, usados en centros de atención primaria, sobre todo, para temas como puedan ser las actividades de citación, y ya hay algún centro hospitalario que piensa en ellos como soporte a la orientación del usuario dentro del centro.

La prestación de "pedir la receta" estaría cubierta por alguno de los sistemas de receta electrónica que ya están desplegados en gran parte de nuestro país...

El portal con información sanitaria para el paciente es algo que se ha llevado con desigual éxito... hacia el año 2001 hubo una experiencia, ViaSalus, que no llegó a cuajar, pero que de alguna manera recogía las funcionalidades de patient.co.uk, es decir, el intento de que el usuario que necesitara de información de salud la pudiera encontrar en un sitio mantenido por parte de una entidad con garantías.

Conozco, al menos, dos o tres iniciativas que, a medio plazo, pudieran desembocar en un servicio equivalente mantenido y promovido, bien por administración sanitaria, bien por centros hospitalarios.

Podríamos añadir:
  • Los portales de bioética, donde los pacientes pueden hacer consultas anónimas sobre cuestiones concretas de salud.
  • Hay al menos un grupo hospitalario que tiene una versión beta de lo que podría ser un PHR basado en los datos recogidos en los centros del grupo.
  • Hay una beta también de interacción entre médico y paciente vía protocolos de mensajería instantánea.
  • Los canales de TV-TDT como Canal Salud, específicos para cada centro hospitalario.
  • Las experiencias de telemedicina basadas en TDT, de las cuales hablaré en un próximo post.
  • ...
No somos inferiores, somos iguales, y, a veces, notablemente superiores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario