martes, 13 de marzo de 2012

Historias de la historia.

Foto hecha por Montse Carrasco en el #hcsmeu_es BCN
No se si conocéis el concepto de "desvirtualización"... son las reuniones en las que, como efecto secundario beneficioso, ponemos cara, voz y piel a aquellos a quienes seguimos, a quienes leemos en el mundo de los blogs y las redes sociales.

En mi caso me encuentro a menudo situaciones sorpren-dentes durante la desvirtua-lización; un clásico es, por ejemplo, preguntar si la mujer de rojo existe o es un producto de mi imaginación, o por el Choto, o por otros posts que han cautivado vuestra imaginación; debo decir que después de mi speech en TEDxAndorra, hubo unos días que allá donde aparecía había literalmente cola para darme abrazos.

Como ya sabéis, no tengo un programa de publicaciones periódicas, y como habéis podido observar, escribo sólo sobre lo que atrae mi interés. Para mí, escribir no es tan solo algo que me distrae y me relaja, es también el resultado de uno de los rasgos más característicos de mi personalidad, aportar, compartir, y ser en todo momento un jugador de equipo.

La verdad es que no publico más porque muchas de las cosas de las que me apetecería hablar están sujetas a compromiso de confidencialidad -NDA-, y aunque tengo compilados más de 300 temas diferentes que podrían ser origen de un post, por razones puramente personales en los últimos tiempos no he tenido el empuje -o la chispa- que me motivara lo suficiente como para escribir y publicar posts.

Sin embargo, hoy he decidido romper mi silencio; y todo viene porque ayer tomé un café con un profesional del sector -lo que generará el que será, sin duda, el post más polémico que jamás haya escrito- y tuve una extensa charla -vía Whatsapp- con una buena amiga.

Me gustaría hablaros de las motivaciones, del impulso, de la chispa, que han sido el origen de algunos de mis posts más leídos; me gustaría hablaros de las historias de la historia.
  • Aunque no ha sido de los más leídos, en 2008 -época de vino y rosas, ¿recordáis?- yo ya hablaba de recortes sanitarios en la sanidad pública, y la chispa fue una conversación en un tren -una historia Renfe- con el CIO de un hospital catalán, miembro asimismo de su Consejo de Administración.
  • Si seguimos con las historias Renfe, decir que la mujer de rojo existe: superé mi timidez;  después de casi 12 años viéndola cada día por la mañana -soy muy tímido- me atreví a dirigirle la palabra; ante mi sorpresa, ella también se había fijado en mí: se llama Celia, y desde que se produjo mi salida del proyecto de Sant Pau no he vuelto a verla, aunque a menudo pienso cómo debe llevar sus viajes con sus hijos día a día en el tren.
  • De TEDxAndorra he publicado ya varios post, pero hay aún detalles que hasta ahora no había revelado: tal como explico en el post, los organizadores del TEDx podrían no haber aceptado mi candidatura. En ese caso el speaker propuesto habría sido Amalia Arce, la mamá pediatra.
  • ¿Y por qué "La magia de un abrazo" y no otro nombre? La idea partió de un simple y humilde abrazo que me dio Mercè Bonjorn en aquellos días, entre tristes y duros para mí.
  • Otros posts han sido el resultado de una comida, de un café, de una plácida sobremesa; en otros casos, como "Cuatro amigos que cambiaron el mundo", tropecé por casualidad con el libro cuando en realidad iba a escribir sobre la depresión...
  • "Despotismo ilustrado" es un post más visceral y sobre el que tuve muchas dudas antes de publicarlo; si salió a la luz fue porque mostré el texto a mi gran amiga Montse Carrasco -aprovechando una entrega de premios de Diario Médico que se llevó a cabo en el TNC, y apartados discretamente en un rincón- y me convenció de que se debía publicar sí o sí.

Después de ese post, confieso que se agotaron las pocas ganas que tenía de escribir; de ahí nacen los posts a cuatro manos que se redactaron conjuntamente con Esther Gorjón y se publicaron en "Signos vitales 2.0"; o el que hasta hoy era el último post de este blog, escrito conjuntamente con Juan Carlos Muria -realmente quien aporta el peso específico de la historia-, Iñaki González y yo.

Pero quizás la historia más extraordinaria es la que originó mis dos últimos posts en solitario, el de la inocentada de 2011 y el publicado en el blog de "Mírame, diferénciate", "Un cuento de Navidad".

El post de la inocentada tiene su origen en Benicàssim: una conversación -entre jocosa y formal-, delante de bebidas frías, con Serafín Fernández y Antonio Jesús Ramos -Cuidando.es- sobre el Código Choto: nos reímos mucho, y guardé esta conversación en mi memoria como posible tema de un post inocentada. 

Unos días más tarde, en el transcurso de una conversación telefónica posterior con Serafín, le comenté la posibilidad de publicar algo relacionado con el Choto, pidiéndole permiso para publicar la historia que tenía en mente, permiso que me concedió entre divertido y asombrado.

El caso es que se iba acercando la fecha y aunque la idea de dar una forma de "paper" formal a esa divertida conversación cada vez me gustaba más, también calculaba las posibles repercusiones negativas de publicar lo que tenía en mente en el blog y la posible pérdida -que no se produjo- de reputación digital.

Hasta el día 25 de diciembre no tomé la decisión de publicarlo, y aquí empieza la historia de la historia.

Ese día una buena amiga mía, la Dra. Pallarès, estaba de guardia; ella estaba triste y no estaba de buen humor, así que le comenté si quería que la recogiese a la salida del hospital para acompañarla a su casa, con el ánimo de hablar con ella y animarla; ella accedió, aunque me advirtió que no sería una buena compañía. Debo decir que ella es una persona encantadora, así que muy mal debía estar para hacer semejante advertencia.

Podría haber escrito la inocentada cualquier otro día, pues tenía tiempo hasta el día 27 a las 23:59 -en la más pura tradición procrastinadora-; sin embargo escribí el post durante la tarde del día 25 porque quería que ella lo leyese, quería arrancarle, si no una carcajada, al menos, como mínimo, una sonrisa. 

Acabé de escribir el post con el tiempo justo de copiarlo en un Google Docs, para que ella pudiera leerlo desde mi terminal Android; realmente estaba triste y seria: no se rió, pero sí hubo una sonrisa fugaz. Me dejó preocupado... muy preocupado.

Cuando volví a mi casa, recibí un mensaje de Serafín, pidiéndome que escribiese algún texto para el blog de "Mírame...", y tenía que ser algo para antes del día de fin de año; francamente, no tenía ni idea de qué podía aportar a la iniciativa, así que en algún momento estuve tentado de declinar la petición.

Pero no podía dejar de pensar en la Dra. Pallarès. Me fui a dormir y aquella noche soñé con ella. 

Era un sueño en el que había una doctora triste, en Urgencias, y que atendía a un niño que se llamaba Gabriel...

Por la mañana del 26 de diciembre transcribía el sueño que, con algunos retoques clínicos aportados por Olga Navarro -y su voz-, se convertía en "Un cuento de Navidad", que fue publicado el 30 de diciembre.

Podría explicar más historias de la historia, pero prefiero dejarlo aquí.

Tan sólo una pregunta...

Contadme, ¿cuáles son vuestras historias de la historia?

15 comentarios:

  1. Podríamos decir que una de ellas empezó en una escalera...;D

    ResponderEliminar
  2. Podríamos, Ana, podríamos... ;D

    En nuestras historias siempre hay lugares y objetos, escaleras y gafas, pero también afecto, abrazos y risas...

    ResponderEliminar
  3. La mía empezó en la cocina, cocinando arroz con lo que había en el frigo. Una improvisación que dió nombre a un proyecto :)

    ResponderEliminar
  4. En la cocina es donde suelen aparecer las grandes ideas... arroz con cosas = salud con cosas?

    Felicidades en el día de tu cumpleaños!!!

    ResponderEliminar
  5. La mía empezó en un Auditorio con un saludo tímido y nervioso por tu inmediata actuación en un foro importante para ti, donde el paciente era el centro del Sistema Sanitario Nacional.

    Romper el silencio es bueno, hablar, compartir e improvisar el presente ayuda a vaciar el buche. Aunque el tiempo también ayuda a poner las cosas en su sitio. Nunca sabemos que es mejor, si romper el silencio o dejar pasar el tiempo...

    Creo que un mix de ambos es el adecuado, aunque es la persona la que tiene que valorar lo que tiene que hacer. Y si tu decisión es hablar de ello, bienvenida sea ;-)

    No soy la persona más adecuada para aconsejar sobre estos aspectos. Una crisis personal siempre es una catarsis para el futuro.

    La razón nos ayuda a visualizar la realidad pero la emoción siempre la disfraza para que nos sintamos confundidos.

    Aunque la emoción siempre es sincera y la razón puede maquillarse con las palabras adecuadas.

    La magia de un abrazo es una emoción, para mi siempre atemporal porque el recuerdo nos transporta a buenos momentos que siempre estarán :D

    ResponderEliminar
  6. La mía empezó en la calle, en la puerta del que era mi Consultorio Rural, cuando tomé conciencia de que todo iba a cambiar...

    (Es una alegría reencontrate y leerte. Un abrazo, rafa, Se te echa de menos)
    Vitrubia

    ResponderEliminar
  7. La mía empezó, como casi siempre, soñando e imaginando que algunas cosas pueden pasar... lo sorprendente, es que algunas luego suceden.
    El destino, la casualidad, o como dice mi amigo José Carlos, "son accidentes..."
    Es un placer tenerte en mi "lista" de imprescindibles.
    UN FUERTE ABRAZO

    ResponderEliminar
  8. PEro qué bueno volver a leerte!!! Tenemos pendiente el desafío extremo. No lo olvido y sé que tú tampoco ;P
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. @Merbondal: gracias por tu aportación, tu punto de vista es muy interesante.

    @Vitrubia: es un bonito sitio para empezar una historia. :-)

    @Serafín: soñando es como se empiezan las historias de éxito, sin olvidar que debemos saber cuáles son nuestras fuerzas y con unas expectativas realistas. :-)

    @Laila: el campo de honor ya está delimitado, el arma, nuestras plumas, decidamos el tema y batámonos... y cuando acabe, vamos a tomar unas cervezas. :-)

    ResponderEliminar
  10. Bueno Rafa, yo me acuerdo del sandwich de Rodilla en la comida de la primera blogosfera. Cuantas cosas han pasado en apenas dos años!
    Un abrazo desde esta valencia fallera en la que uno no sabe si trabajar o tirar petardos :-)

    ResponderEliminar
  11. @Ignacio: Cierto! Yo también lo recuerdo... gracias y buenas fiestas!!! :-)

    ResponderEliminar
  12. Mi historia comenzó en un breve encuentro en una fiesta con gente muy elegante y yo con todas las lentejuelas del mundo en una camiseta (me fallaron los vaqueros ains!), sigue con una coca-cola previa a una comida y espero que que no tarde en continuar, beso!

    ResponderEliminar
  13. Mi historia comenzó con un petrolero vertiendo su odio por la costa más hermosa... pero se ve alimentada a diario por tanta y tanta gente que me enseña de todo...

    ResponderEliminar
  14. Una de mis historias comenzó justamente por estas fechas, hace ya un año.

    Después de seguir asiduamente y en silencio a algunos blogueros algo cambió y en lugar de leer el post y cerrar me decidí a pasar "haciendo ruido" por una parte de esos blogs por los que sólo pasaba de puntillas... Me alegro tanto de haberlo hecho... Y también me alegro de leerte Rafa.

    ResponderEliminar
  15. @Inés: Por supuesto: tu (nuestra) historia no ha hecho más que empezar! :-)

    @Xose Manuel: una historia triste, sin duda. Enviaron a mi regimiento allí, para ayudar a paliar lo evitable, lo injustificable.

    @Pilar: Es una buena historia, sin duda. Yo también me alegro de verte. :-)

    ResponderEliminar