martes, 12 de febrero de 2008

Del almacenamiento y los problemas que comporta...

En el suplemento Dinero de “La Vanguardia” del domingo 10 de febrero de 2008, aparecía un reportaje titulado “Los datos del futuro”, que me ha hecho reflexionar.

El artículo, que encontraréis en el link (es contenido Premium) nos explica los problemas que plantea el almacenamiento y la rápida obsolescencia de los soportes físicos; casos como el de las cintas de la sonda Viking, que se leen al revés, o los floppy de 5”1/4 o 8” no son aislados.

Por ejemplo, puede ser que alguien tenga información vital en soporte magneto-óptico, pero ahora mismo no sé donde podrían encontrar una unidad lectora.

Que a nivel de servicios de archivo, en general, se planteen no tan sólo el almacenar los soportes sino también los lectores y la electrónica necesaria para que funcionen los mismos es un dato significativo.

Que una comisión gubernamental llegue a la conclusión que para garantizar una correcta legibilidad en el tiempo el único soporte viable es el microfilm (requerimientos: caja, lentes, fuente de luz) debe hacernos pensar.

Que en los HIS cada vez se almacena más información es un hecho.

Que en los PACS el factor de crecimiento es brutal no podemos ponerlo en duda.

Una idea (información extraída de una presentación del Hospital Clínic de Barcelona): en el PACS del Clínic, en operación desde el año 2000, el crecimiento era de 660 Gb/mes en el año 2006, y tenían previsto para 2007 833Gb/mes, con una capacidad de almacenamiento de 15 Tb.

En órdenes de magnitud, el telescopio espacial Hubble tiene un crecimiento de 390Gb/mes, y una capacidad de 27Tb, estando en operación desde 1990 y con un final planificado hacia 2010.

Los retos para nosotros son:

  • dimensionar correctamente los medios de almacenamiento,
  • buscar tecnologías de almacenamiento fiables y con proyección de futuro,
  • garantizar la correcta legibilidad de los medios que ya son obsoletos.

Evidentemente, no tenemos una bola de cristal, y para nosotros, en general, impera la norma de que ante cualquier nueva tecnología (llámese versión de sistema operativo, sistema de almacenamiento u otros) primero esperar a ver qué sucede con el primer millón de usuarios…

Puede ser un enfoque egoísta, pero recordad: en nuestras manos, de un modo indirecto, también reside la salud y seguridad de la población.

No hay comentarios:

Publicar un comentario