Preguntas difíciles: vacunas.


Imagen de una niña afectada de viruela en Bangla Desh, 1973.
Fuente: CDC
Ayer me tocaba pasar la tarde con mis hijas y tras recogerlas a la salida del colegio me las llevé a Tarragona... a ellas les encanta la historia y pensé en dar una vuelta por el Anfiteatro, el Circo y por los alrededores; el día era espléndido y apetecía estar al aire libre.

Y mientras paseábamos, mi hija mayor me comentó que tenía unas molestias que si bien no creo que representasen una urgencia, quizás debido a su historial era conveniente agendar una visita con su pediatra, así que le comenté que se lo dijese a su madre -ellas viven con mi ex-mujer a 70Km al sur de Barcelona- para que la llevara a su pediatra de referencia.

-Es que la doctora XX no me gusta. - me suelta mi hija
-¿Cómo que no te gusta? ¡Si es muy buena! -le respondí.

Además, es cierto. La doctora XX -permitidme que no revele su nombre- es una pediatra formada y vinculada con el Hospital Sant Joan de Déu, es una gran profesional -categoría crack- y que tiene aquello que distingue a un gran médico, ser un buen clínico y al mismo tiempo una persona excepcional. Añadiré que confío ciegamente en su criterio y que cuando en algún momento me he mostrado como e-padre -pues lógicamente la paciente es mi hija-, me ha guiado con paciencia y sabiduría.

-Pues no quiero ir con ella.
-Pero, ¿por qué? ¿Cuál es la razón?
-Es que si voy me pondrá la vacuna de los nueve años, y no quiero que me la ponga.
-Cariño, vayas al pediatra que vayas te la va a poner, es obligatorio.
-¿A tí cuando eras pequeño te pusieron vacunas?
-Pues sí, me las pusieron todas. Incluso de mayor. -recordando alguna antitetánica reciente- ¿Sabes para qué sirven las vacunas?
-Pues no.
-Sirven para que no cojas enfermedades. Te inyectan virus muy débiles o muertos, para que el cuerpo cree anticuerpos y así esté preparado y no te pongas enferma.
-¿Ah, sí?
-Sí. La primera vacuna de la historia fue la vacuna de la viruela y la administró por primera vez un médico inglés que se llamaba Jenner hará unos 300 años. ¿Y sabes una cosa? Hoy día la viruela ya no existe. Nadie se pone enfermo de la viruela. Antes moría mucha gente por ella, ¿sabes? 
-¿En serio?
-En serio. Tanto es así que hace años que  ningún niño se le vacuna de la viruela, porque ya no existe la enfermedad. Si de repente volviera, moriría mucha gente, porque ya no estáis vacunados.
-¿Y como se llamaba la última persona que enfermó de la viruela?
-Pues no lo sé, pero si te interesa lo buscaré para decirte quién fue, y creo que fue en Irán. -cuando llegué a casa busqué y leí que el último caso fue en realidad en Somalia, y el último paciente con viruela se llamaba Ali Maow Maalin, detectado el 26 de octubre de 1977.
-¡Ostras!
-¿Lo has entendido, Júlia?
-Sí
-¿Algún problema con la doctora XX?
-No me gusta que me pinchen, pero no quiero caer enferma.

¿Os he dicho que me encanta explicar cosas a mis hijas? :-)

P.D.: Quizás el contenido no sea muy científico ni ajustado a evidencia, pero creo que es la explicación más adecuada para una niña de 9 años.

2 comentarios:

  1. Buenas tardes
    Enhorabuena por tu niña, tú se lo has explicado bien pero además ella es muy razonable.
    Un único detalle: hasta donde yo sé, las vacunas son recomendables (extremadamente recomendables, diría yo...)pero no obligatorias.
    Claro que si luego para matricular al niño en el cole o la guardería se las piden resultan obligadas.
    Tal vez sea mejor para tu hija saber que no es obligatorio recibir un pinchazo, no lo sé. Pero en todo caso para la próxima vez.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, Blanca.

    Pero dado que yo sabía que no le gustan los pinchazos -justo al revés que la pequeña, que no tiene miedo a las inyecciones- si le hubiera dicho que no era obligatorio se hubiera negado en redondo, y en estos momentos en los que le empiezo a notar tics de pre-adolescente, he preferido reforzar el mensaje con la obligatoriedad de la vacunación; en la escuela a la que van, se hace una comprobación en el momento de la matriculación y después, en el transcurso del curso, el EAP desplaza un pediatra y una enfermera para comprobar "in situ" las cartillas de los niños.

    El post es la transcripción casi exacta de la conversación que mantuvimos ella y yo.

    Muchas gracias por tu aportación. :-)

    ResponderEliminar