viernes, 5 de marzo de 2010

Emergencias 2.0: lecciones a aprender.

En este primer trimestre, en el que una serie de catástrofes naturales en forma de movimientos telúricos en Haití y Chile, las infraestructuras de comunicaciones han jugado un papel preponderante en los mecanismos de ayuda en ambos países... quizás debiéramos empezar por orden cronológico... y también quizás debiéramos extraer las lecciones a aprender...

Haití, uno de los países mas pobres de la tierra, es golpeado por un terremoto de magnitud 7,3 Richter...

La situación es que las construcciones no están preparadas para soportar el terremoto, y que una de ellas se revelará fundamental para el curso de las operaciones de rescate posteriores al seísmo, y es que el edificio donde se albergaba toda la infraestructura de enrutamiento entre las redes fija y móvil de telefonía quedando gravemente dañados y la electrónica inservible...

Las consecuencias fueron que estando relativamente intacta la red de comunicaciones voz, las comunicaciones de los móviles de las víctimas no llegaron nunca a los servicios de emergencia...

Realmente las primeras noticias que llegaron sobre la magnitud de la tragedia fue, una vez mas, a través de los radioaficionados...

Inmarsat moviliza una de sus fundaciones, Télécoms Sans Frontières, para desplegar equipos de emergencia que permitiesen sustituir las infraestructuras dañadas, dotando a los primeros equipos de rescate de capacidades de voz y datos a través de la flota Inmarsat...

El resto ya es conocido... desembarco masivo de medios, presencia del músculo militar y logístico de las fuerzas armadas USA...

De entrada, en el caso de Haití, pocas lecciones se pueden extraer, a mi juicio, pues quedando tocado el corazón del sistema de comunicaciones desde el primer segundo, es muy difícil coordinar esfuerzos a posteriori, y más en un país que, previo a la catástrofe, carecía de de prácticamente todo lo que se pudiera considerar necesario para el funcionamiento ya no de un país, sino de una comunidad visto desde los estándares de nuestro nivel de vida... deficientes estructuras sanitarias, falta de redundancia en los servicios básicos, deficiente diseño del sistema de comunicaciones... realmente una situación previa de partida que no era ni mucho menos la mejor posible.

Y llegó el turno de Chile... probablemente el país más desarrollado según nuestros estándares de toda América Latina, fue golpeado por, primero un terremoto 8,8 Richter, y después por un tsunami con olas de hasta 10 metros.

Las comunicaciones aparentemente no quedan demasiado afectadas, y emerge por primera vez el uso de medios 2.0 como medio para poder articular las acciones de ayuda, complementando eficazmente las redes de radioaficionados que también jugaron un papel muy importante...

Me refiero al uso masivo que se hizo de Twitter desde el primer instante...

Si observamos los primeros mensajes, se centran sobre todo en la búsqueda de las personas que pudieran estar en las zonas afectadas por el temblor...

De hecho, y durante los primeros momentos, hay un acuerdo tácito por parte de todos para usar el hashtag #terremotochile para facilitar la recepción y comprensión de los mensajes.

Siguiendo con la observación, en las primeras horas tras el seísmo, la Cruz Roja Chilena abre cuenta en Twitter y hay un cambio paulatino en los mensajes, donde crecen más las solicitudes sanitarias, manteniéndose las pautas de búsqueda de desaparecidos.

El lunes, es el Ejército de Chile quién también abre una cuenta Twitter por el mismo motivo...

Google, además, sobre la marcha, crea un servicio para ayudar a la localización de los desaparecidos.

En el momento de iniciar las peticiones sanitarias, el panorama de la población afectada no es precisamente bueno, pues estamos hablando de 9 hospitales total o parcialmente afectados por el seísmo, es decir, hablamos de unas 4000 camas afectadas.

También se observa por parte de médicos chilenos presentes en el timeline, un cambio en el modo de actuar, pues de relatar en las primeras horas atención a casos con politraumatismos de diferente consideración (golpes, fracturas, cortes, arañazos), hay un desplazamiento también hacia otros tipos de atención sanitaria como pueda ser la atención a la salud mental de la población... síndrome del stress post-traumático, crisis de ansiedad, trastornos adaptativos... se hacen llamamientos a la población para que recuperen los hábitos normales, el ritmo diario para minimizar el impacto de la catástrofe...

Recuerdo un twit de @natho47 en el que se pide para un paciente concreto que se haga llegar un fármaco concreto con una determinada pauta... otro ejemplo de cómo usar la red para dar indicaciones a los equipos de rescate y soporte.

@natho47, @camilo__erazo, y otros muchos médicos chilenos más que estuvieron ahí, ayudando a la población y haciendo saber por Twitter sus necesidades han sido básicos para poder atender de una manera eficaz a los afectados.

Por último, los últimos movimientos en el timeline indican ya la búsqueda de especialistas para evaluar la reconstrucción de infraestructuras...

Por supuesto, hubo también indicaciones para farmacias, supermercados, gasolineras... y también noticias sobre saqueos y disturbios... y los inevitables trolls, y los rumores sin confirmar...

Destacar la gran labor durante el fin de semana del seísmo y parte de esta semana de @sinoficina, mi buen amigo José Antonio Galaso, del @citilab, persona con fuertes vínculos emocionales y familiares con Chile, y que de una manera improvisada, puso desde el primer momento sus medios personales para facilitar las comunicaciones entre España y Chile, poniendo cordura y sentido común, contrastando las informaciones y canalizando en la medida de sus posibilidades el flujo de información... el día 1 de marzo publicó un estupendo post, de lectura imprescindible, que os animo a leer... y hablo de él porque estuve viendo (leyendo) sus esfuerzos, pero hubo otros muchos, tanto en Chile como en España, que también estuvieron al pie del cañón.

¿Qué lecciones se pueden extraer de Chile?
  1. La primera y más importante, que Twitter, bien usado es un método eficaz de información y comunicación en caso de emergencia.
  2. El uso del hashtag #terremotochile permitió la correcta identificación de los mensajes diregidos desde y hacia Chile y también ayudó en las operaciones de rescate y soporte.
  3. Fue posible este uso gracias a que, al contrario de Haití, aparentemente las redes de comunicaciones no sufrieron un duro golpe...
  4. Importante resaltar que hubo un día de esta semana que se coordinó una acción de soporte vía Twitter desde España para Chile... bien para la acción de soporte, pero el uso indiscriminado del mismo hashtag que usaban los equipos de rescate cegó literalmente Twitter... por tanto cualquier acción de soporte debería usar un hashtag parecido pero nunca el mismo que usen los equipos de rescate...
  5. Quizás, y como experiencia, dado el buen uso de la herramienta por parte del Cruz Roja y el Ejército, a lo mejor sería importante el reservar una cuenta Twitter (o varias, una por país) que jugaran el mismo papel que se usa en náutica la frecuencia que se usa para comunicaciones de emergencia (en España el canal 16) y que sólo se usase en situaciones de emergencia... un estilo a lo que significa el número de teléfono 112, por ejemplo.
Seguro que hay otros que quizás han vivido de manera más directa esta situación... les invito y les animo a que dejen aquí sus comentarios, cualquier aportación sea del signo que sea, será, como siempre, bienvenida.

7 comentarios:

  1. Gracias Rafael por tu generosa mención; desafortunadamente no estaba en Chile al momento del terremoto, y recién hoy emprendo el regreso a mi país para colaborar en lo que pueda.

    Desde acá presencié y participé en la difusión a través de Twitter de información de calidad, ojalá de fuente oficial, e intentando usar los #apropiados. Rescato los mismos aspectos positivos que tu sobre el uso de Twitter, pero hay que hacer énfasis en que este océano de información tomó en ocasiones tonalidades muy oscuras... Una de ellas fue la amplificación de rumores infundados, que contribuyó por momentos a la desinformación y a la sensación de pánico. Otra fue un llamado a linchar a un supuesto saqueador, al que se identificó con nombre y placa patente.

    Y finalmente, Twitter actuó donde había conexión; las personas más afectadas por la catástrofe estuvieron incomunicadas incluso por varios días, por los que es cuestionable que su uso beneficie a los más afectados.

    Sin embargo... apenas supe que había un terremoto en Chile, lo primero que abrí no fue el diario, ni prendí la TV, ni siquiera intenté usar el teléfono hasta no revisar mi timeline en Twitter para tener una idea de lo que estaba pasando, mediante una avalancha de información que inicialmente me costó procesar. ¿Eficaz? Seguro. ¿Eficiente? Muy, muy poco...

    @camilo__erazo

    ResponderEliminar
  2. El otro día hice una presentación sobre el sorprendente buen uso solidario de las herramientas en Chile, además de la solidaridad de las empresas, que en países "que pueden devolver el favor" es mayor que en los que están abandonados a su suerte. Para meditar...

    http://www.slideshare.net/chilelogela/terremoto-en-chile-y-ciudadana-digital

    ResponderEliminar
  3. Hola:
    Es interesante el tema, al igual que dice Camilo. Yo no estuve en Chile en el momento del terremoto, pero seguí todo desde el comienzo por twitter.
    Es bastante útil, sobretodo para obtener un recuento superficial de lo que está pasando.
    El problema es que en un momento el ruido satura y el mensaje se caotiza, tal como ocurrió con la paranoia de los saqueos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Para mi los aprendizajes son 3
    1-Los protocolos de emergencia deben usarse conforme a lo establecido,en Chile eso no se hizo,las autoridades hicieron el ridiculo,señalando no hay tsunami,cuando una buena parte de Chile tenía el agua al cuello.
    2-Los saqueos fueron reales y masivos y mas allá de los rumores,lo grave fue la tardia reacción de las autoridades por sacar a los militares a la calle,estaban más preocupados de su imagen que de reaacionar con prontitud.Muy grave.
    3-Twitter llegó para quedarse,gran aporte ,uso masivo en tv ayudara a su masificación,coordino,buscó,aporto información.un gran aporte de la cual me siento protagonista.

    ResponderEliminar
  5. Las comunicaciones no solo se cortaron sino que no pudieron ser recuperadas pasado mucho días, de ahí el uso de las redes sociales en las cuales accedían solo aquellos que contaban con teléfonos 3G.
    Desgraciadamente los saqueos no fueron rumores y pusieron en tela de juicio la acción preventiva e incluso reactiva de las fuerzas armadas, ante la pasiva prudencia de la mandataria.
    La situación en definitiva, no se pudo dimensionar producto del corte de las comunicaciones, que agravo seriamente la puesta de medios para atender a la población.
    Y sobre todo hay que tener en cuenta que el grueso de la población dañada pertenece a estratos sociales deprimidos, con lo eso conlleva. Twitter fue un medio que aportó mucho para aquellos que estamos fuera de las zonas mas afectadas, pero indudablemente si preguntáramos a aquellos que realmente se vieron afectados la sensación no sería la misma.
    Tanto fue el desastre de los medios de comunicación y su ineficaz uso que los conteos de muertos se vieron triplicado,en determinados momentos al contar con distintas fuentes de información no centralizadas.
    Con esto no quiero decir que Twitter no pueda resultar eficaz en situaciones parecidas, pero no nos confundamos, de ninguna manera fue una herramienta que contuviera la gravedad de la situación ni tan siquiera pusiera remedio.
    Evidentemente, esta es mi opinión no especialista en temas de comunicaciones, si no de espectador y afectado de la falta de ellas.

    ResponderEliminar
  6. La verdad Twitter fue una herramienta bastante util en el lugar, si bien no existia buena cobertura de telefonía en toda la zona afectada, mucha gente pudo saber que pasaba realmente con sus familiares via email, facebook o skype gracias a las redes de datos.

    Me consta porque estuve ahi con un equipo medico, parte de nuestras actividades fueron coordinadas gracias a lo que ibamos sabiendo por los medios de prensa en twitter.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. A pesar de todo la web 2.0 igual falló en las zonas afectadas porque dependen las redes de la energía eléctrica. Cayeron los servidores y se vinieron abajo redes de fibra optica, faltaron equipos de emergencia e incluso físicamente de rompieron en diversos puntos la fibra, sin contar con la saturación de requerimientos. Como asimismo están muy dependiendo de estas redes algunos sistemas telefónicos la debacle fue mayúscula. Desde el cataclismo de 1960 existía en Chile una red VF y VHF que no fallaba, pero los gobiernos de la concertación la eliminaron y así tuvimos un desastre comunicacional http://wp.me/poJFJ-3X

    ResponderEliminar