lunes, 26 de noviembre de 2007

Recetas electrónicas en Catalunya y Andalucía

Hola,

hoy me he desayunado con la noticia aparecida en "El Periódico de Catalunya" en la que se menciona que en Andalucía hace el 80% de la prescripción en formato electrónico, mientras que en Catalunya el porcentaje es del 0,1%.

Si queréis leer el artículo, la URL es http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=461842&idseccio_PK=1021&h=

En el artículo, entre otras cosas dice "La incorporación de nuevos usuarios catalanes a este sistema de dispensación --unas 200 personas al día-- es inusualmente pausada, una lentitud que resulta sorprendente ya que se trata de manejar redes informáticas."

Para mí no es una sorpresa.

En Andalucía, desde hace años han creado el tejido tecnológico y cultural, de la mano de la administración autonómica, para poder llegar a estas cifras.

En general, y con excepciones, (pues quizás no llueve nunca a gusto de todos) en cuanto a tecnologías de la información se ha hecho una gestión eficaz y desde mi punto de vista, es una de las comunidades punteras de España.

¿Qué pasa, pues, en Catalunya?

De entrada, el entorno sanitario es diferente, pues mientras en Andalucía existe un único proveedor público, en Catalunya el proveedor subcontrata a empresas públicas, a otras sin ànimo de lucro, a cooperativas de profesionales y a empresas privadas.

Desde luego, y durante años, ha habido un déficit de infraestructuras sanitarias evidente, pues el Departamento (consejería) de Sanitat (ahora Salut) se comportaba como una mutualidad más, como si fuera, por poner un ejemplo y sin ánimo publicitario Adeslas.

¿Qué significa esto? Que al pagar por facturación, ajustando precios, y dejando la financiación de las infraestructuras en manos de los proveedores, ha habido un empobrecimiento general de las mismas.

Actualmente parece que se han dado cuenta del error y se está ejecutando tanto obra pública como adquisición de aparataje, para acabar con la precariedad.

Aún así y todo, las cifras son sonrojantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario