lunes, 17 de octubre de 2016

Dolor y tecnología

Fotograma de la película "Up", de Pixar.
El día 12 de octubre contactó conmigo la Dra. Olga Araújo para informarme de que el lunes 17 de octubre habría una iniciativa para visibilizar el "Día mundial sin dolor". Le dije que apoyaría la iniciativa, con lo que es fácil que en el día de hoy observéis que hay mucha actividad en Twitter con respecto a los hashtags #diamundialdolor y/o #releasethepain.

Ahora bien, desde hace años estoy preocupado por el dolor crónico, tal vez por que lo vivo muy de cerca, así que en mi Evernote -que es donde compilo el material que puede ser de mi interés para escribir posts, con más de 800 temas diferentes- el dolor es el tema del que probablemente he recopilado más información.

Cuando pienso en dolor, lo hago desde dos vertientes: la medida del dolor -a día de hoy no existe ningún instrumento para medir objetivamente el dolor; tan sólo existen diferentes escalas de valoración como instrumento de medida- y el control del dolor mediante el uso de tecnología.

Me voy a ceñir a la segunda vertiente, el control del dolor mediante el uso de tecnología. Y ahora mismo, la tecnología de elección para dicho menester es la realidad virtual.

El profesor Mel Slater, un investigador ICREA adscrito a la Universidad de Barcelona, es probablemente una de las personas con más conocimiento sobre entornos de realidad virtual y neurociencia. En uno de sus últimos post,"What happens in your brain when your virtual body is threatened?", experimenta con una serie de voluntarios -monitorizados por EEG- en un entorno de realidad inmersiva en el que ven una representación virtual de sus cuerpos; sus cuerpos virtuales se ven amenazados y/o heridos por un cuchillo. Los resultados son sorprendentes. Si el cerebro de un voluntario es capaz de anticipar el dolor en esta situación, ¿qué pasaría justo al revés?

Nota: No os perdáis las publicaciones del profesor Slater.


En fecha tan lejana como 2004 ya aparecen papers como éste sobre modulación de dolor pediátrico usando técnicas de realidad virtual. De hecho, una búsqueda en Google Scholar con las palabras clave "chronic pain control virtual reality" devolvía el 16 de octubre a las 14:00H CET más de 45.000 resultados.

También aparecen en los medios noticias como ésta, en la que el uso de videojuegos de realidad virtual disminuye el dolor en pacientes con quemaduras graves.

No me voy a extender en los pros y contras del uso de realidad virtual para el control del dolor -aparentemente los pros superan a los contras- pero sí, para quien quiera bucear más en esta aplicación de la tecnología, os dejaré un poco de bibliografía.

Have fun!

Bibliografía

1 comentario:

  1. Desde Neuroelectrics (una startup de Barcelona especializada en neurociencia) me informan de un proyecto conjunto con el Institut Guttmann "TREATMENT OF NEUROPATHIC PAIN WITH NON-INVASIVE BRAIN STIMULATION", del que podréis encontrar más información en "http://www.neuroelectrics.com/use-case/treating-neurophatic-pain-with-non-invasive-brain-stimulation/" y en "http://www.guttmanninnova.com/en/advanced-clinical-procedures/neuropathic-pain/definition.html"

    ResponderEliminar