jueves, 29 de mayo de 2014

Wearables: el estado de la cuestión.

En Yorokobu he encontrado esta curiosa infografía en la que se recogen los wearables disponibles para cada zona corporal. Es decir, los dispositivos que podemos llevar encima como pueden ser pulseras, relojes, ropa con sensores o las famosas Google Glass.

La infografía ha sido creada por el diseñador Marc Roca (Digital Service Designer en Fjord London).

En mi opinión esto sólo ha hecho que empezar, aunque también os digo que creo que los wearables evolucionarán en algunos casos -pienso en los gadgets dirigidos a pacientes crónicos- a dispositivos que o bien serán implantables, o bien se acomodarán en alguno de los orificios naturales del cuerpo, como por ejemplo la cápsula CorTemp de la que ya hablaba en "El manuscrito de mi abuelo"...

What



jueves, 22 de mayo de 2014

Diario de una mamá pediatra: el libro.

Dicen que el jueves 25 de julio de 1974 en Barcelona fue un día soleado, con una mínima de 21,2º y una máxima de 28,5º. Todo apuntaba a que sería un día normal de verano, festivo por más añadidura, y que si repasamos la portada de "La Vanguardia" de aquel día sólo aparecía como noticia más destacable la jura de Caramanlis como primer ministro de Grecia.

Un día más, sin duda, si no fuera porque en Sant Adrià del Besòs nacía una niña de ojos grises y cabello rubio y rizado.

Esta niña manifestó muy pronto su vertiente más mediática, pues a la tierna edad de 4 años ganó un concurso de Coca-Cola cuyo premio era un ciclomotor Gilera, lo que mereció que un diario tan importante como "ABC" sacara su nombre a página entera

Esta niña, de cuya huella mediática os podéis hacer una idea aquí, hoy es una magnífica mujer llamada Amalia Arce, pediatra por más señas, y probablemente más conocida por su estupendo blog "Diario de una mamá pediatra" y su nick de Twitter @lamamapediatra

He tenido la oportunidad irrepetible de estar cerca de la mujer que hay detrás del blog y de Twitter, y os puedo decir que lo que tiene de brillante, inteligente, tenaz y obstinada lo tiene también de buena persona. Creedme, no os imagináis el diamante en bruto que es mi amiga Amalia.

Después de este momento de homenaje -merecido- a la persona, entremos en materia.

Un día, hace ya casi dos años, Amalia me dijo: Rafa, me gustaría publicar mi blog en un libro, para que lo puedan tener mis padres. Me gustaría que mi madre pueda pasar delante de un escaparate y que pueda decir "es de mi hija"

Éste era su sueño.

Tras que la editorial Penguin Random House contactara con ella en otoño de 2012 y después de mucho trabajo, ya está en las librerías su sueño en forma de libro, que como no podía ser de otro modo se llama "Diario de una mamá pediatra".

En Amazon, así mismo, está disponible en todas las tiendas a nivel mundial: Amazon.de, Amazon.com, Amazon.com.mx, entre otras... 

¿Y qué aporta su libro?

Para quien espere una copia literal de los contenidos de su blog, se equivoca. Es cierto que hay pasajes que están basados en su blog, pero también han sido adecuados y puestos al día con singular acierto. Amalia hace gala en todo momento de una combinación extraordinaria entre el rigor científico y el lenguaje asequible que es, en suma, una de sus señas de identidad. Me han gustado mucho sus anotaciones personales -e intimistas, por qué no decirlo- sobre sus experiencias como madre. Están sabiamente mezcladas y dispuestas al final -a veces por en medio- del texto más científico, y fácilmente identificables por un cambio de tipografía más amable -por cercana- al lector, buscando imitar el trazo manuscrito. La estructura del libro es muy simple, lo cual facilitará a los padres la búsqueda de cualquier tema que sea de su interés. 

Totalmente recomendable para cualquier tipo de padre. ;-)

Enhorabuena, Amalia. Lo has conseguido. Has demostrado que los sueños se hacen realidad.

Disfruta de tu momento. Te lo has ganado.

P.D: Lo podréis comprar en librerías, grandes almacenes, centros comerciales o en Amazon.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Antivirus: What's else?

Tras las declaraciones del vicepresidente de Symantec en el Wall Street Journal, en el sentido de que los antivirus sólo eran capaces de proteger sólo ante un 45% de ciberataques, cabe hacer algunas reflexiones.

Como decía el director de Investigación de Panda Security en La Vanguardia, cada día se detectan 80.000 amenazas nuevas y se intenta que el usuario esté protegido ante el mayor número posible, lo más cerca posible del 100%.

Cabe decir que actualmente las amenazas no tan sólo las componen los virus clásicos, sino que estaríamos hablando más del concepto de "código malicioso", mucho más amplio, y del cual no se puede despreciar ni mucho menos el que se introduce en nuestros dispositivos mediante la llamada "ingeniería social", y no sólo nos referimos al phising. ¿Cuántos de vosotros no habéis visto el anuncio del "espía" de las conversaciones de Whatsapp?

Incluso algunos protocolos, como el SSL, recientemente se descubrió que tenían una vulnerabilidad -HeartBleed- que obligó a muchos de nosotros a cambiar las contraseñas de los servicios más populares de Internet, empezando por Gmail... Incluso aparecieron herramientas, como esta, para comprobar si un sitio web especifico estaba libre de riesgo.

La protección absoluta no existe, y no tan sólo es necesario tener un antivirus, sino algo más sólido, que al mismo tiempo nos proteja de malware, de amenazas de intrusión desde Internet... Mantener el equipo actualizado con los parches de seguridad que el fabricante vaya liberando, no usar software pirata, y cuidado con las descargas tipo Emule o Torrent: el peligro acecha desde el archivo que contenga la película o incluso los ejecutables que contienen los subtítulos en español.

Cuidado también con los correos que nos pidan datos personales, aunque vengan de fuentes aparentemente de confianza: seguramente son intentos de phising.

Atención usuarios de redes sociales: cuidad el uso de contraseñas y controlad los permisos de aplicaciones que se quieren conectar a vuestros datos de Facebook o Twitter. No pocos problemas vienen de este comportamiento. La mayoría de aplicaciones son seguras, pero no todas. Precaución.

Navegar por sitios web seguros: hay algunas páginas que están llenas de malware y que visitarlas sin la protección adecuada es muy arriesgado. Lo mejor es no hacerlo.

Así que para poder trabajar de una manera segura, protección antivirus y anti malware, protección ante amenazas de Internet mediante firewall, cuidado con las descargas, navegar por páginas seguras...

Tened clara una cosa: la seguridad absoluta no existe. Para los usuarios de Mac tampoco: hay menos amenazas que en Windows, pero haberlas haylas, como las meigas.

martes, 20 de mayo de 2014

Usando un Personal Health Record.

Como os explicaba en enero en este post, me sometí a toda una serie de exploraciones resultado de una revisión médica de empresa. No entraré en muchos detalles de lo que se encontró, pero sí hubo un hallazgo que motiva que haga un control semanal: soy pre-hipertenso, lo cual motiva, como ya sabéis mis lectores clínicos, que haga una dieta baja en sal y ejercicio.

Pero además, se me piden controles semanales. Tengo un tensiómetro digital de muñeca que no se puede conectar a nada y es el el que uso para mis mediciones. Esas mediciones se tienen que apuntar.

Claro, como buen geek, esto de apuntar cosas en una libreta, incluso en una hoja de cálculo, me subleva. Y no tengo tiempo de dedicarme a hacer una obra de arte como la que hizo Víctor Bautista con SocialDiabetes.

Así que tras buscar apps que me permitiesen hacer el registro y no convencerme ninguna de ellas, decidí usar un Personal Health Record (Historia Clínica Personal o Carpeta Personal de Salud).

Pensé en usar la que ofrece el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, pero tan sólo es un visor y no permite que pueda registrar mis resultados.

Así que miré hacia fuera y encontré Microsoft HealthVault.

HealthVault me permite registrar manualmente o a través de un tensiómetro compatible con Continua Health Alliance -de hecho, Microsoft dispone de device store con más de 200 dispositivos, incluyendo pulsioxímetros, glucómetros, básculas, termómetros y más-, con un ecosistema de apps construidas sobre su diccionario de datos, la posibilidad de registrar directamente, ya sea en la web o por las apps HealthVault disponibles para Android, iOS y WindowsPhone... 

¿Seguridad? Desde España se accede a una instancia situada físicamente en un datacenter de Microsoft situado en Amsterdam, replicado en Dublín y que está asociada al NHS.

¿Para entrar? Tener una cuenta Microsoft, aunque también es posible como usuario una cuenta de Gmail, por ejemplo.

Desde que lo uso, puedo registrar allí mis mediciones de tensión arterial, me permite hacer gráficos, recoger otros datos de salud... con la seguridad de que los datos no se guardan en el dispositivo y aunque lo cambies, siempre los tendrás contigo.

Si eres un paciente crónico y necesitas tener un control de constantes, es probablemente la mejor opción gratuita que puedas usar.

lunes, 19 de mayo de 2014

Institutos y #Facebook.

A mi hija mayor ya le ha llegado el momento de dar el salto: pasa de primaria al instituto. Como comprenderéis, tanto su madre como yo estamos prestando la máxima atención a este asunto.

Mi hija y yo acudimos a la charla que dieron a los padres en el que se especificaban los pasos y trámites para poder ir al instituto y cuáles eran los criterios de elección. Mi ex y mi hija fueron a la jornada de puertas abiertas del instituto de elección. Y es de esta charla de la que os quería hablar hoy.

En la sesión que mantuvieron con la directora del centro, aparecieron diferentes temas, pero dos de ellos provocaron la alerta de mi ex: los móviles y las redes sociales.

En cuanto a los móviles -para ser más exactos smartphones- en estos momentos ya gran parte de las compañeras de mi hija disponen de un smartphone. Abundan los Android de gama media o baja, pero también he visto unos cuantos iPhone 4 en su poder. Mi hija no dispone de smartphone -básicamente porque consideramos que no lo necesita en estos momentos- pero por si acaso ya tengo preparado uno -el mítico Samsung Galaxy Mini que compré en Perú- con una SIM por si fuera necesario cedérselo a ella.

En cuanto a redes sociales, la directora explicó que los niños usaban Facebook como herramienta para intercambiarse información académica y para ponerse de acuerdo cuando tienen que hacer algún tipo de trabajo en equipo.

Antes de continuar, debo decir que mi ex-pareja ha evolucionado de un estado no-tecnología a manejarse con soltura con móviles y tablet. Cada vez es más independiente y segura en ese aspecto -de lo cual me congratulo- pero todo lo que se refiere a redes sociales en este momento la supera. Ella no tiene cuenta en ninguna red ni tampoco ve su utilidad; así que habló conmigo para establecer cuál iba a ser nuestro comportamiento con respecto a este tema. La relación que tenemos mi ex-pareja y yo es estupenda y siempre ha primado y prima todo lo que tenga que ver con nuestras hijas sobre cualquier otra consideración.

Decidimos que le abriría una cuenta, y que esta cuenta estaría supervisada por mí. Para que ella lo pueda usar, le bajaremos la app de Facebook a su flamante tablet, y haremos que quede protegido también por Norton Family -el sistema que ya usábamos para la protección en Internet en las tablets de las niñas- con lo que, independientemente de la supervisión manual que pueda hacer, la niña podrá usar con seguridad la red social.

Uno de los puntos clave es que no tenga las contraseñas de acceso, como no las tiene para acceder a su cuenta de correo electrónico. Es un factor de seguridad adicional que nos puede evitar algún disgusto.

Es un momento crítico, en el que estoy relajando alguna medida de seguridad como muestra de confianza en ella, en su criterio, porque la niña es una pre-adolescente completa, que ya expresa de manera clara su opinión, y francamente prefiero caminar a su lado y orientarla cuando lo necesite a cualquier otro tipo de actuación más "intrusiva".

Necesitaré grandes dosis de diálogo y paciencia, sin duda, pero me parece que es la mejor manera de proceder.

Ya os iré explicando la experiencia.