jueves, 31 de octubre de 2013

El ciclo de la vida.

Tal vez porque llega el día de Todos los Santos, ayer me tropiezo con "A Real-Time Map of Births and Deaths", un curioso artículo de The Atlantic donde se muestra un mapa interactivo del mundo.

¿Y que muestra el mapa?

Los nacimientos y las muertes en tiempo real.




Como veis, no tiene desperdicio.

Si queréis ver una versión en pantalla completa, id a este link.

miércoles, 23 de octubre de 2013

#manuscritoabuelo: gracias a todos.

Una foto de mi bisabuelo, principios del siglo XX.
Anna (Valencia).
Tras el día #manuscritoabuelo de ayer, en la que una decena de blogs y multitud de usuarios en Twitter, Facebook, LinkedIn y Google+ me ayudaron a lanzar mi libro, "El manuscrito de mi abuelo", llega el tiempo de los agradecimientos.

En especial quería agradecer a todos los blogueros que amable y altruistamente cedieron sus espacios, algunos de ellos de uso estrictamente profesional, para hablar sobre mi obra.


Todos y cada uno de ellos pusieron lo mejor de sí -lo podéis leer en los links de cada uno de sus nombres- pero si tuviera que quedarme con algún post, sería muy difícil elegir, aunque los más me gustan son los de Montse Carrasco, Rubén García, Mercè Bonjorn, Albert Salvadó y Jesús Martínez. ¿Y a vosotros, cuáles os gustan?

No importa. Gracias de todo corazón a todos y a todas.

lunes, 21 de octubre de 2013

El manuscrito de mi abuelo.

Este post es la culminación de un sueño que empezó el 10 de mayo del 2010, en el Pirineo. En aquel momento estaba pasando por un mal momento personal y la escritura era para mí un método válido de evasión. 

Hasta entonces, la vía de escape era este blog, pero recuerdo en aquella mañana soleada que me pregunté que por qué no otra cosa.

Recordé que había historias en la familia, historias envueltas en un halo que podía calificarse entre misterioso y mítico; historias que merecían ser contadas.

Aproveché para escribirla en mis trayectos de ida y vuelta al trabajo en tren. Para tal menester usé primero el HTC Shift y luego el MacBook Air.

Recuerdo que hubo situaciones curiosas, como cuando escribía alguna escena de sexo explícito y me daba cuenta de que el vecino/a de asiento no disimulaba el interés por lo que escribía...

La primera versión la acabé en junio de 2011. Estaba muy lejos del material que ahora se ha puesto a la venta, que corresponde a la novena iteración. Seguramente podría haber evolucionado aún más el escrito, pero en la literatura, como en la vida, hay veces que es necesario cerrar un libro para poder iniciar uno nuevo.

El cómo se hizo esta lleno de anécdotas, como el uso de Google Street View para reconstruir un asesinato, la coreografía de las escenas de lucha con un experto en artes marciales, la dramatización de algunas situaciones personales o el ejercicio, rayando en el trastorno de personalidad múltiple, de asumir, de vivir en los personajes del consultor y del abuelo.

Espero que este ejercicio de intriga, de pasión, de espionaje; resumiendo, este thriller, os atrape y disfrutéis con su lectura. Cuando empecéis a leer, multitud de detalles os recordarán a mí, pero vuelvo a insistir: es una obra de ficción.

Encontraréis más detalles sobre la novela, junto con un extracto de los primeros capítulos y dónde lo podéis adquirir aquí. Añadir que está disponible en eBook y en papel, y que en pocos días la versión impresa estará disponible en Amazon, así como bajo pedido en algunas cadenas de librerías. También decir a los lectores que residan fuera de España que el libro está disponible en todo el mundo, a través de Amazon.

En pocos días os podré contar más cosas que estoy preparando alrededor del libro, algunas de ellas sorprendentes.

¿Agradecimientos?

Muchos. El primero a Albert Salvadó, mi mejor amigo, mi maestro. Tuvo una paciencia infinita para irme guiando, versión tras versión, haciendo lectura crítica, enseñándome lo mucho que no sé -y sigo sin seguir sabiendo, dicho sea de paso- y haciéndome crecer como escritor. Sigo siendo consciente que me falta mucho por aprender, Albert.

El segundo a Enrique Pardo, mi hermano. Con él -experto en artes marciales- coreografiamos todas las secuencias de lucha para que fueran creíbles y factibles. Gracias por ayudarme en este proyecto; gracias por estar a mi lado.

El tercero a Amalia Arce. Amalia tuvo la gentileza de leer la cuarta iteración de la novela. Sus indicaciones fueron de tal calibre que me obligaron -acertadamente- a cambiar el final. Te estoy muy agradecido por lo mucho que me aportaste y lo que aprendí de tus indicaciones.

El cuarto, Alberto Alfaro, el responsable de diseño gráfico de Doctoralia. Le presenté la portada que había diseñado y él, altruistamente, se ofreció a encargarse del diseño de portadas y cubiertas en su tiempo libre. Le debo un cajón de cervezas como mínimo.

El quinto, Irene Tato. Como máximo ejecutivo de la Agencia SC, Salud y Comunicación, me cedió gentilmente una foto preciosa que me hicieron en el Social Good Summit de Madrid y que es la base del diseño de portada y cubiertas del libro.

Hay algunas personas que no han querido que las mencione. Ellas saben quiénes son. Mi agradecimiento eterno para ellas. A otras ya se las menciona en el área de agradecimientos del libro.

Por último, destacados profesionales de la blogosfera sanitaria española se han brindado a ayudarme publicando posts sobre el libro. Sólo puedo decir una cosa: sois maravillosos.

Quiero acabar con una de mis frases favoritas, que pongo en labios del abuelo:

"Haz el bien, hijo mío, sé recto, honrado, ten buen corazón, ayuda a tus semejantes, honra a tus amigos… haz que todos se sientan orgullosos de ti. 

 Haz que todo lo que hice por los míos haya valido la pena."

viernes, 18 de octubre de 2013

Imaginad.

Leyendo anteayer el UK Health Blog de Microsoft, me encuentro con esta entrada y este video.

Leed la entrada. Mirad el video. Imaginad.

jueves, 17 de octubre de 2013

Menores y gestión de contraseñas.

Un viernes por la tarde cualquiera, volviendo a mi casa, recibo el aviso de un nuevo mensaje de Whatsapp. Es de una conocida. La imagen corresponde al inicio del mensaje, que ha sido debidamente anonimizado.

En síntesis: alguien ha creado a su hija un perfil falso de Facebook, colgando alguna foto e identificando su escuela, y ha pedido amistad a algunos perfiles que podrían calificarse -según palabras textuales de la atribulada madre- como de pinta pederasta.

La madre, que podría calificarse como una usuaria avanzada de herramientas sociales, se hace con el control de la cuenta de Facebook y la borra -o eso es lo que ella cree-, pero el atacante, que seguramente tiene la contraseña de la cuenta de Gmail de la niña, vuelve a activar el perfil. Al darse cuenta la mujer, cambia la contraseña de Gmail, recupera de nuevo el control del perfil de Facebook y lo vuelve a borrar.

Aparentemente, tal como se ve en la imagen del chat, puede haber sido una chiquillada, tal vez de alguno de sus compañeros de clase... o tal vez no.

Ella me preguntó si se podía identificar la IP, y le dije que sí. Maticemos: en Gmail se puede identificar los últimos accesos por equipo y las últimas IP de acceso. En Facebook se pueden ver el número de equipos conectados y los equipos que se han ido conectado. Le pregunté para qué quería saberlo. Me dijo que quería saber quién era.

Un de los problemas que podemos tener con la geolocalización es que no es tan fiable como lo podemos ver en las películas, así que corremos el riesgo de meter la pata. En el caso de esta madre, sí, le expliqué cómo acceder a la información de accesos, pero también le aconsejé que denunciara.

¿A quién? Policía Nacional, Guardia Civil o en las comunidades en las que tengan fuerza de policía propia (Catalunya, Euskadi, Navarra) a estos cuerpos.

No hay que jugar a detectives. Somos padres. Hay que dejar estos temas en manos de profesionales. Y aplicar sentido común. En el caso que comentamos hubo varios accesos, lo cual aconsejaba denuncia.

¿Qué falló en este caso? La niña tenía la contraseña de su cuenta de correo. La niña no es consciente del peligro que puede entrañar el revelar esta información a sus compañeros del colegio. Por tanto, el primer nivel de protección es que la niña no pueda tener la contraseña de Gmail.

El padre de la niña montó sistemas de doble validación cuando se intenta acceder desde un equipo no conocido, así como el reenvío automático de los mails que recibe el menor a las cuentas de correo del padre y de la madre.

La madre obró correctamente al detectar la crisis. Hizo lo que debía. Hizo lo que yo hubiera hecho.

Esta vez salió bien, pero, padres y madres que me leéis, puede que no tengáis la suerte que tuvo esta madre al detectar la intrusión.

No bajéis nunca la guardia.