jueves, 24 de diciembre de 2009

Feliz Navidad.

Me gustaría hacer un poco de retrospectiva con respecto a este año...

2009 ha sido, para mí, un año muy especial... si recordáis, el paso de 2008 a 2009 para mí no estuvo exento de dolor, de miedo y de incertidumbre.

Pero seguí adelante, seguí con vosotros, y tras comunicar mi doble vida de profesional y blogger a la compañía donde trabajo, pensé que quizás a Maimónides ya se le debería colocar de un modo público una cara y un nombre, mi nombre.

¿Y qué mejor sitio para hacerlo que en el transcurso de unas jornadas que se celebraban en la ciudad donde resido?

Bien, el caso es que algunos de mis conciudadanos, ya me seguían y a través de comentarios del blog habíamos tenido un cierto grado de intercambio de opiniones.

Debo decir que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, pues no sólo he ganado amigos, he conocido a gente muy interesante...

Paralelamente a esto, y desde un punto de vista profesional, ha habido un avance, no salarial (si os digo la verdad, no es precisamente lo que más me motiva), sino de prestigio y de acceder a proyectos muy innovadores y que pueden representar un antes y un después en ciertas áreas de la atención médica...

No ha sido fácil, ha habido momentos difíciles y duros, muy duros... pero miro hacia atrás, y en verdad os digo que ha valido la pena.

Desde aquí, desde mi espacio, os deseo que paséis unas muy Felices Fiestas y que tengáis un próspero año 2010, un año que para mí será muy importante...

Recibid abrazos / besos según corresponda...

Y prometo prodigarme más, por temas profesionales no he podido generar mucho contenido... pero en breve le pondremos remedio.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Nuevos retos en telemonitorización médica.

Hasta ahora se han ido desplegando servicios de telemonitorización siempre en base local o incluso regional, pero también de un alcance limitado, por diferentes razones...

Muchas veces esto responde a pilotajes que no se llegan a implantar, otras veces el pilotaje culmina con éxito, pero entonces las razones presupuestarias son las que llevan a abortar su despliegue, otras veces, las más, responde a déficits de infraestructura, ya sea médica o tecnológica, y así seguiríamos un buen rato.

En cualquier caso, las causas de la falta de éxito son siempre motivo de reflexión y lecciones que se aprenden para futuras experiencias...

Y quizás por este mismo motivo, estas experiencias no se han planteado desde un punto de vista global, y me vais a permitir que me explique.

Cuando se diseña este tipo de servicio, suele tenerse en mente un centro de referencia, y unos pacientes "cautivos", de un grado de movilidad dentro de la población o entre poblaciones limitada.

El problema es que debido precisamente al uso de estos servicios, el paciente puede sentirse más seguro y prestarse a desplazamientos.

Así pues, si un paciente holandés, por poner un ejemplo, está sujeto a telemonitorización, y por ello aumenta su calidad de vida, puede plantearse hacer un viaje hacia la costa española, probablemente por el mejor clima.

Evidentemente el clínico de referencia puede desaconsejar el viaje por múltiples motivos, pero el que no debiera darse nunca es porque la plataforma de monitorización no funciona más allá de la cobertura del hospital.

Sé que lo que planteo puede parecer ciencia-ficción, pero si un paciente objetivamente y desde un punto de vista clínico, es apto para irse de vacaciones o para visitar a un familiar que vive en otra ciudad, la plataforma de monitorización debe ser lo suficientemente flexible y móvil como para que no se interrumpa el flujo de parámetros médicos hacia el centro de referencia.

¿Y qué pasa si se produce una alerta?

Interoperabilidad y trabajo en red.

Esto significa que en caso de alerta, y suponiendo que el dispositivo de monitorización tenga elementos técnicos de geoposicionado, el centro de control holandés sea capaz de pasar la información médica relevante del problema al servicio médico adecuado del hospital más cercano al paciente.

Es cierto que aún tiene que pasar más tiempo y suceder muchas cosas, como que la interoperabilidad "cross-border" sea algo más que pilotajes restringidos a ciertos territorios, pero que claramente esta es la dirección del futuro de los servicios de telemonitorización.

Para acabar, dos ideas:

  1. El futuro de estos servicios pasa por movilidad y geolocalización.
  2. El paciente debe dejar de ser un cautivo de los servicios médicos... los servicios médicos deben acompañar al paciente.

domingo, 6 de diciembre de 2009

De la importancia de los sistemas de historia clínica regionales.

En otros post de este mismo blog hemos hablado de la importancia de la robustez de los sistemas de historia clínica, y tanto más importante cuando hablamos y presumimos de "hospital sin papeles".

Pero, y es un gran pero, mas importante si cabe, en estos tiempos revueltos de historias clínicas integradas a escala regional e incluso nacional, que se experimenten problemas más propios de los incipientes historias clínicas de hace diez años que no de la tecnificada eSalud del siglo XXI.

Cuando se trabaja con conceptos como historia clínica compartida, debemos pensar que debe recoger todos los datos de relevancia clínica que permitan a un centro no habitual, es decir, con cero información del paciente, el tomar las decisiones mas adecuadas mediante el acceso al repositorio común.

Por tanto, importante e inadmisible al mismo tiempo, el que pueda caer este tipo de servicio, pues de ello puede depender la vida de pacientes atendidos.

No ha pasado, está en pilotaje, pero puede pasar.